Mi Perfil Católico

PORQUE TODOS TENEMOS UN LADO CATOLICO


11

Blogs Católicos

Blogs de los Miembros de MiPerfilCatólico

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde usted puede encontrar todas las entradas del blog en el sitio.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de las categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca tu blogger favorito en este sitio.
  • Blogs del Equipo
    Blogs del Equipo Buscar tus blogs preferidos del equipo aquí
  • Acceder

"Señor, ¿quieres que hagamos bajar fuego del cielo para que acabe con ellos?": Lecturas y Reflexiones del 01 de Octubre del 2013

Enviado por en en Blogs
  • tamaño de letra: Grande Menor
  • Visitas: 1383
  • 1 Comentario
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Del libro del profeta Zacarías: 8, 20-23

Esto dice el Señor de los ejércitos: "Vendrán pueblos y habitantes de muchas ciudades. Y los habitantes de una ciudad irán a ver a los de la otra y les dirán: 'Vayamos a orar ante el Señor y a implorar la ayuda del Señor de los ejércitos'. 'Yo también voy'. Y vendrán numerosos pueblos y naciones poderosas a orar ante el Señor Dios en Jerusalén y a implorar su protección".
Esto dice el Señor de los ejércitos: "En aquellos días, diez hombres de cada lengua extranjera tomarán por el borde del manto a un judío y le dirán: 'Queremos ir contigo, pues hemos oído decir que Dios está con ustedes' ".

¿De dónde viene el judaísmo?

Leyendo con atención la primera lectura, del profeta Zacarías, se nos ocurre que conviene comentar algunos datos fundamentales sobre esa realidad compleja y rica que es el judaísmo.

En efecto, en el libro del Éxodo, cuando se describe la salida del pueblo elegido y su conformación misma en la alianza del Sinaí, habremos notado que el término más usado no es "judíos" sino "israelitas". Ciertamente, uno de los hijos de Jacob-Israel es Judá, de donde viene el término "judío", pero es posible que no sepamos o no recordemos con certeza qué sucedió para que ya no se hablara más de las demás once tribus que atravesaron el desierto y llegaron a la tierra prometida.

La clave está en que, según cuentan los Libros de los Reyes, estas doce tribus se dividieron en dos grandes reinos, que se llamaron precisamente, de Israel (al Norte) y de Judá (al Sur). Esto sucedió en el año 931 a.C. Diez tribus quedaron en reino de Israel y sólo dos, Benjamín y Judá, en el del Sur. El Reino del Norte terminó deshaciéndose hacia el año 621 a.C. por su tendencia a la idolatría y el sincretismo (es la explicación teológica que da la Biblia misma) y por una multiplicación de breves dinastías que tuvieron casi siempre un final violento (es el dato que ofrecen tanto la Biblia como la historia independiente). Quedó por eso sólo el reino del Sur. Y como la tribu de Benjamín había quedado reducida a poco, fue la tribu de Judá la que permaneció como testigo de la alianza sinaítica.

Pero los judíos tuvieron que sufrir destierro en el 587 a.C. Fueron llevados cautivos a Babilonia, por Nabucodonosor, que se sació humillando a Jerusalén y devastando el templo. Como sabemos, fue el acontecimiento más espantoso que pudiera imaginarse en el contexto de la solemne alianza que Dios había sellado con su pueblo. Aparentemente esto marcaba el final de todo. Mas quedó un "pequeño resto", que regresó a Palestina. Sin demasiado entusiasmo, es honesto decirlo, porque la Biblia misma nos ha mostrado en los pasajes que hemos escuchado estos días, de los libros de Esdras, Ageo y Zacarías, que después de la pavorosa humillación de Babilonia, los judíos, que ya eran el único remanente, no estaban demasiado entusiasmados con la idea de levantar ruinas.

Del salmo 86

Dios está con nosotros.
Jerusalén gloriosa, el Señor ha puesto en ti su templo. Tú eres más querida para Dios que todos los santuarios de Israel.
De ti, Jerusalén, ciudad del Señor, se dirán maravillas. Egipto y Babilonia adorarán al Señor; los filisteos, con Tiro y Etiopía, serán como tus hijos.
Y de ti, Jerusalén, afirmarán: "Todos los pueblos han nacido en ti y el Altísimo es tu fortaleza".
El Señor registrará en el libro de la vida a cada pueblo, convertido en ciudadano tuyo; y todos los pueblos te cantarán, bailando: "Tú eres la fuente de nuestra salvación".

Del santo Evangelio según san Lucas: 9, 51-56

Cuando ya se acercaba el tiempo en que tenía que salir de este mundo, Jesús tomó la firme determinación de emprender el viaje a Jerusalén. Envió mensajeros por delante y ellos fueron a una aldea de Samaria para conseguirle alojamiento; pero los samaritanos no quisieron recibirlo, porque supieron que iba a Jerusalén. Ante esta negativa, sus discípulos Santiago y Juan le dijeron: "Señor, ¿quieres que hagamos bajar fuego del cielo para que acabe con ellos?" Pero Jesús se volvió hacia ellos y los reprendió. Después se fueron a otra aldea.

La realidad de un retorno difícil

Sobre la realidad cruda de ese retorno leemos: "El edicto de Ciro—del cual la Biblia conserva dos versiones (Esd 1,2–4; 6,3–5) —permitió a los deportados regresar a Palestina y reconstruir el templo de Jerusalén (con la ayuda del imperio persa). Además, permitió la devolución de los utensilios sagrados que habían sido llevados a Babilonia por Nabucodonosor.

"Al finalizar el exilio, el retorno a Palestina fue paulatino. Muchos judíos prefirieron quedarse en la diáspora, particularmente en Persia, donde prosperaron económicamente y, con el tiempo, desempeñaron funciones de importancia en el imperio. El primer grupo de repatriados llegó a Judá, dirigido por Sesbasar (Esd 1,5–11), quien era funcionario de las autoridades persas. Posteriormente se reedificó el templo (520–515 a.C.) bajo el liderazgo de Zorobabel y el sumo sacerdote Josué (Esd 3–6), con la ayuda de los profetas Ageo y Zacarías.

"Con el paso del tiempo se deterioró la situación política, social y religiosa de Judá. Algunos factores que contribuyeron en el proceso fueron los siguientes: dificultades económicas en la región; divisiones en la comunidad; y, particularmente, la hostilidad de los samaritanos" (Sociedades Bíblicas Unidas, 1997).

La vocación del judaísmo

A la vista de esta historia, que hemos comprimido a grandes trechos, uno siente que detrás de estos azares debe haber algo profundo. ¿Para qué hizo Dios esta obra única, rescatando y a la vez educando, protegiendo y a la vez reprendiendo a los judíos? El profeta Zacarías nos ofrece pistas en la lectura de hoy.

El judío, a pesar de su pobreza, lleva una riqueza inmensa la mundo; a pesar de su humillación, dignifica; a pesar de se rudeza, enseña; a pesar de su impotencia, es una señal del señorío intransferible del Dios de cielos y tierra.

Mas no es su riqueza ni su ciencia, no es su poder ni su concepto de sí lo que será bendición para el mundo. Es el judío en cuanto se ha convertido en un embajador de la humanidad que sufre destierro, hambre, humillación y desprecio. La vocación propia del judaísmo es la de revelar la verdad del hombre por la obra triste del pecado, y a la vez, la verdad de Dios, por la obra gozosa y gratuita de su amor siempre fiel.

 

¿Y en dónde vemos esa vocación realizada? En un judío, el más representativo de su raza, el más bello de los hombres, en cuyos labios se derrama la gracia: Jesucristo.

Calificar el artículo:
0
"Todo lo que ahora te preocupa cabe dentro de una sonrisa."
- San Josemaría Escrivá de Balaguer...

Comentarios

  • evelio molano
    evelio molano Miércoles, 02 Octubre 2013

    La verdadera justicia es de Dios,por lo tanto puede juzgarnos ya que Dios no tiene pecado.
    Las situaciones que se presentaron anteriormente con los samaritanos judíos y todos los acontecimientos,sucedidos en aquella época suceden actualmente.

Deja tu comentario

Invitado Martes, 02 Septiembre 2014
Publicado por: Daniel Contreras
Categoría: Blogs
Visitas: 1349
Del libro del profeta Baruc: 4, 5-12. 27-29 "¡Ánimo!, pueblo mío, tú que llevas el nombre de Israel. Ustedes fueron vendidos a los paganos, pero no para ser destruidos; por haber provocado la ira de…
Publicado por: CandelaLouisanaAlexia
Categoría: Blogs
Visitas: 1346
Tema de actualidad Discriminar.  Discriminar quiere decir separar, distinguir, diferenciar. Y si bien no debemos discriminar a ninguno en el buen sentido, es decir, que debemos tener misericordia…
Publicado por: Candela Louisana Alexia Daegeroux
Categoría: Blogs
Visitas: 1244
Meditando una bienaventuranza Felices los pobres. Muchas veces creemos que la felicidad en la vida está en tener cada vez más cosas con las que creemos ser más felices, y a veces es lo contrario,…
Publicado por: Administrador
Categoría: Vida Católica
Visitas: 1998
Hace unos años, un buen amigo y hermano de una Parroquia vecina a la mía, me invitó con cierta frecuencia a un retiro nocturno al que asistían unas cuarenta personas y que llamaban Veladas de…
Publicado por: CandelaLouisanaAlexia
Categoría: Blogs
Visitas: 2238
Partículas de Salmos Poder de la oración.  Ellos se doblegarán y caerán; mas nosotros estaremos erguidos, y nos mantendremos. Oh Yahvé, salva al rey y escúchanos en este día en que apelamos a Ti. 
Publicado por: Candela Louisana Alexia Daegeroux
Categoría: Blogs
Visitas: 1244
Meditando una bienaventuranza Felices los pobres. Muchas veces creemos que la felicidad en la vida está en tener cada vez más cosas con las que creemos ser más felices, y a veces es lo contrario,…
 

Presentando a Edwin Sandoval - Fanático de las Ventas por Internet en México